Archivo para la categoría ‘Citas y frases’

Implicaciones

Ser creyente sólo implica credulidad, falta de espíritu analítico, incapacidad para ver la propia contradicción y bastante cobardía.

Inspirado en una respuesta de @teleoperador.

Libertad

La libertad es el derecho a decirle a la gente lo que no quieren escuchar.

George Orwell (1903 – 1950), escritor y periodista británico.

Fe

La fe sólo es miedo disfrazado de virtud.

Pat Condell (1949), comediante inglés, escritor y personalidad de Internet, en un vídeo explicando por qué la religión no merece respeto.

Casualidad

Todo imbécil execrable, que no tiene en el mundo nada de que pueda enorgullecerse, se refugia en este último recurso, de vanagloriarse de la nación a que pertenece por casualidad.

Arthur Schopenhauer (1788 – 1860), filósofo alemán.

Leyes e ideas

Las leyes deben defender a las personas, su integridad, sus posesiones, etc., pero las ideas, los pensamientos, los conceptos deben ser sometidos a la crítica sin correr el peligro de ser castigados; cada cual es libre de creer o no creer, y de cuestionar, rebatir, parodiar o “blasfemar” sin más límites que la integridad de las personas.

El mejor resumen que he visto de por qué hay que defender la crítica a las religiones —y a todas las ideas en general—. Comentario hecho por Makili en la noticia de Menéame sobre que Europa Laica pide la eliminación de la blasfemia como delito y felicita a Krahe por su absolución.

Persona media

Piensa en cómo de estúpida es una persona media. Después date cuenta que la mitad de las personas son aún más estúpidas.

George Carlin (1937 – 2008), cómico, actor y figura de la contracultura.

Principio de Hanlon

Nunca le atribuyas a la maldad lo que puede ser explicado por la estupidez.

Aunque está atribuida a Hanlon, no existe tal personaje y hay varios autores que la han mencionado, cosa que no le quita veracidad.

Por aquí ya la había puesto atribuyéndola, erróneamente, a Napoleón Bonaparte.

Decálogo de la razón

  1. No te sientas absolutamente seguro de nada.
  2. No pienses que vale la pena ocultar la prueba, pues con toda seguridad ésta saldrá a la luz.
  3. Nunca te desanimes pensando que no vas a tener éxito.
  4. Cuando te encuentres con una oposición, incluso si viene de tu esposa o de tus hijos, esfuérzate por vencerla con argumentos y no con autoridad, pues la victoria que depende de la autoridad es irreal e ilusoria.
  5. No tengas respeto por la autoridad de otros, pues siempre se encuentran autoridades enfrentadas.
  6. No uses el poder para reprimir opiniones que consideres perniciosas, pues si lo haces las opiniones te reprimirán a ti.
  7. No temas ser excéntrico en tus opiniones, pues todas las opiniones aceptadas ahora alguna vez fueron excéntricas.
  8. Encuentra mayor placer en el disenso inteligente que en la aceptación pasiva, pues si valoras la inteligencia como se debe, lo primero implica una más profunda aceptación que lo segundo.
  9. Sé escrupulosamente sincero, incluso si la verdad es inconveniente, pues es más inconveniente cuando tratas de ocultarla.
  10. No sientas envidia de la felicidad de aquellos que viven en un paraíso de tontos, pues sólo un tonto pensará que eso es la felicidad.

Bertrand Russell (1872 – 1970), filósofo, matemático, lógico y escritor británico ganador del Premio Nobel de Literatura y conocido por su influencia en la filosofía analítica, sus trabajos matemáticos y su activismo social .

Entrada original en Recuerdos de Pandora: Los 10 mandamientos según Bertrand Russell.

No te voy a contar lo que pasa para que sepas lo que está pasando

Se pone precio a la sanidad para que continúe siendo gratuita y se expulsa de ella a determinados colectivos para que siga siendo universal. Se liquidan las leyes laborales para salvaguardar los derechos de los trabajadores y se penaliza al jubilado y al enfermo para proteger a los colectivos más vulnerables. En cuanto a la educación, ponemos las tasas universitarias por las nubes para defender la igualdad de oportunidades y estimulamos su privatización para que continúe siendo pública. No es todo, ya que al objeto de mantener el orden público amnistiamos a los delincuentes grandes, ofrecemos salidas fiscales a los defraudadores ambiciosos y metemos cuatro años en la cárcel al que rompa una farola. Todo este programa reformador de gran calado no puede ponerse en marcha sin mentir, de modo que mentimos, sí, pero al modo de los novelistas: para que la verdad resplandezca. Dentro de esta lógica implacable, huimos de los periodistas para dar la cara y convocamos ruedas de prensa sin turno de preguntas para responder a todo. Nadie que tenga un poco de buena voluntad pondrá en duda por tanto que hemos autorizado la subida del gas y de la luz a fin de que resulten más baratos y que obedecemos sin rechistar a Merkel para no perder soberanía. A no tardar mucho, quizá dispongamos que los aviones salgan con más retraso para que lleguen puntuales. Convencidos de que el derecho a la información es sagrado en toda democracia que se precie, vamos a tomar RTVE al asalto para mantener la pluralidad informativa. A nadie extrañe que para garantizar la libertad, tengamos que suprimir las libertades.

Desde El País: Un sindiós.

La verdad es que a mi esto me recuerda demasiado a 1984.

Ignorancia y felicidad

¿La ignorancia da la felicidad? La realidad es muy distinta y mucho menos alentadora: la ignorancia tan solo nos hace lo suficientemente estúpidos como para no poder ver lo infelices que realmente somos.

Milhaud, en un artículo resumen de Ferenheit 451, de Ray Bradbury.

El respeto hay que ganarlo

En realidad yo no respeto ninguna práctica religiosa, las puedo tolerar por convivencia, pero el respeto hay que ganarlo.

@laquintacolumna

Las dos premisas del divulgador científico

  1. Cualquier cosa que afirme acerca de su trabajo o del de otros debe ser argumentada con criterios científicos sólidos y serios.
  2. No puede dejarse arrastrar por la crispación, la sinrazón e incluso el insulto personal con el que a veces se encuentra y debe siempre transmitir la ciencia de forma correcta y elegante, lo que no es incompatible con la contundencia de sus exposiciones e incluso con la más fina de las ironías.

José Manuel López Nicolás, autor del blog Scientia.

Brujería

La brujería es la salsa que los idiotas vierten sobre el fracaso para ocultar el sabor de la incompetencia.

Tyrion Lannister, personaje fantástico de la serie de novelas Canción de hielo y fuego escritas por George R. R. Martin.

Cabreo

El cabreo que provocamos en las personas cuando nos reímos de sus creencias es directamente proporcional al tamaño del disparate que sean las mismas. Es decir, que si nos reímos de que no crea que la capital de Francia es París, ese uno no se mosqueará nada porque esa creencia no es ningún disparate. Pero si nos reímos de uno que crea en los marcianos ya empiezan las malas caras. Finalmente, si nos reímos de algunas de esas colecciones de cuentos fantásticos que son las religiones, las repercusiones puede implicar ir a la cárcel, ser víctima de un atentado o, a poco que nos lo propongamos, iniciar una guerra.

Mauro Entrialgo, @Tyrexito, en un tuit.

Fe

Fe significa no querer saber la verdad.

Friedrich Nietzsche (1844 – 1900), filósofo, poeta, músico y filólogo alemán, considerado uno de los pensadores modernos más influyentes del siglo XIX.

Envidia

La envidia es una declaración de inferioridad.

Napoleón Bonaparte (1769 – 1821), militar y gobernante francés, artífice del golpe de Estado del 18 de Brumario que le convirtió en Primer Cónsul de la República.