Archivo para la categoría ‘Tecnología’

Mi análisis del Galaxy Nexus

Después de unos días cacharreando con el Galaxy Nexus, este es mi análisis personal. Si estás pensando en cambiar de terminal y esta es una de tus opciones, quizá te interese leer esto:

Galaxy Nexus

Dispositivo

El dispositivo, en general, tiene buen tacto, pesa poco y, aunque tenga la carcasa de plástico, no da apariencia de endeble. El tacto es agradable teniendo los bordes lisos y redondeados y la parte trasera rugosa, con lo que conseguimos que no se nos escape de las manos por descuido o al sacarlo del bolsillo.

Una cosa que no tiene, y debería, es Gorilla Glass para proteger la pantalla de arañazos, con lo que hay que tener más cuidado con no rayar la pantalla.

Respecto al tamaño, el terminal es grande. Muy grande. El bolsillo del pantalón irá bien cargadito; y mucho cuidado al sentarte, no lo vayas a aplastar. Pero, claro, si quieres buena pantalla, no hay más opción.

Pantalla

La pantalla tiene una definición excelente. Con 1280×720 píxeles en 4,65 pulgadas de diagonal no se ve absolutamente ningún borde rugoso (aliasing) ni en los iconos ni, sobre todo, en las tipografías que, aunque sean de pequeño tamaño, se leen perfectamente. En este sentido no creo que tenga nada que envidiar a la Retina Display del iPhone 4/4S.

En este sentido, digo, porque hay un pero muy grande: este tipo de pantallas Super AMOLED tiene dos problemas graves ya documentados:

  1. El primero, con la retroiluminación alta consume mucha batería. Pero mucha. Y el brillo automático no ayuda nada. Es más, creo que es esa característica la que le hace consumir más batería de la debida. También digo que igual que consume mucho con la iluminación alta, con la iluminación baja consume mucho menos y se ve perfectamente. Por la noche basta con tenerla al 1 % y por el día (a pleno sol no, por supuesto; ahí habría que ponerla al 50 % más o menos) basta con tenerla al 15 % para que no tengas ningún problema de visionado.
  2. El segundo problema y más grave: los colores sólidos con la iluminación baja se ven con textura, como con granulados, aparte de mantener la imagen anterior en algunos casos (no siempre) como lo hacían las antiguas pantallas de plasma. Con la iluminación alta y/o buena iluminación exterior este problema es imperceptible. Esta cuestión ya lo han comentado en el foro de XDA; lo que no sé es si se produce en todas las pantallas de este tipo en sólo en algunas (comentan también que es normal en pantallas de tipo PenTile). Esto, por ejemplo, no se produce en las pantallas LCD, pero claro, en las LCD el negro no es negro, es gris. En estas pantallas el negro es realmente negro.

Cámara

La cámara trasera tiene 5 megapíxeles, más que suficientes para hacer buenas fotos (con esta resolución, fotografías impresas a 10×15 cm o 15×18 cm son totalmente indistinguibles en calidad a una fotografía hecha con una cámara convencional de carrete). Olvidaos (otra vez) de que cuantos más megapíxeles mejor es la cámara porque eso es una mentira. Más importante que los megapíxeles son el sensor y las lentes. Pero eso nadie te lo pone en las características…

Además de los 5 megapíxeles, la cámara trasera cuenta con un flash LED con bastante potencia para su tamaño, sacando fotografías suficientemente iluminadas por la noche, siempre y cuando no esté al mucha distancia el objetivo (como en cualquier cámara compacta). Este LED puede quedar encendido como antorcha durante la grabación de vídeo que, por cierto, puede ser de hasta 1080p, aunque con 720p o, incluso 480p, es más que suficiente para hacer vídeos de buena calidad y ahorrar en tamaño.

La cámara frontal es de 1,3 megapíxeles y aquí pasa lo de siempre. No es que tenga poca resolución, es que la óptica y el sensor son bastante malos y por eso la calidad de la grabación se resiente. Pero claro, en teoría esto sólo sirve para videoconferencia con buenas condiciones de luz, para lo cual es más que adecuada.

Comunicaciones y sensores

Como todo smartphone hoy en día, el Galaxy Nexus cuenta con los sensores típicos: acelerómetro, giroscopio, brújula y sensor de proximidad. Como novedad se puede destacar el barómetro, que comentaré más abajo.

En cuanto a las conexiones y comunicaciones, trae Wi-Fi, Bluetooth, conector de 3,5 mm, Micro USB 2.0… el extra destacable en este caso es el chip NFC (que también detallaré más abajo).

Las novedades en cuanto a las comunicaciones son que la Wi-Fi es a/b/g/n, tiene la capacidad de Wi-Fi Direct además de actuar como punto de acceso (compartir Internet) y el Bluetooth es la versión 3.0.

Después de probar todos estos sensores y comunicaciones tengo que decir que funcionan sin ningún problema y con buen rendimiento (la Wi-Fi mantiene bien la cobertura y el ancho de banda) excepto la brújula, que es algo imprecisa y hay que calibrar las aplicaciones (he leído que es algo malo el chip que utiliza).

Para el posicionamiento cuenta con un A-GPS, o GPS Asistido, con el que no tendrás ningún problema en coger señal de los satélites.

He probado a hacerlo dentro de casa con varios edificios alrededor (donde puede rebotar la señal) y en menos de un minuto ya tenía la señal cogida y estaba marcando la posición.

Batería

La batería del Galaxy Nexus es de 1750 mAh que es bastante justa para este terminal permitiendo un uso de un día como máximo haciendo, como comenté el otro día, un uso normal del aparato.

Además, tened en cuenta que aunque la teoría diga que las baterías de Litio-Ion tienen disponible el 100 % de capacidad desde la primera carga, la experiencia dice que hay que realizar cuatro o cinco ciclos de carga completos para que cuente con el total de capacidad. Esto se nota en los primeros usos del teléfono que con uso normal o, incluso, con poco uso (como me pasó a mi) la batería no dura más de 12 horas.

Almacenamiento interno

16 GB es lo que tiene de almacenamiento interno sin posibilidad de añadir una tarjeta de memoria extraíble. ¿Y por qué? Los ingenieros de Google han argumentado —con buen criterio en mi opinión— que, en caso de contar con tarjeta de memoria extraíble, los desarrolladores han de implementar funcionalidad para controlar su ausencia en caso de usarla, por lo que, si no se pone, no es necesario que el desarrollador añada funcionalidad innecesaria. Esto está bien para facilitarles la vida a los creadores de aplicaciones, pero a ciertos usuarios no les hará ninguna gracia.

Para mi, por ejemplo, con 16 GB me es más que suficiente (hoy) ya que no suelo llevar mucha música y todas las fotografías que haga las iré sacando del terminal, por eso de hacer copia de seguridad. Y tampoco pretendo instalar más aplicaciones de las que realmente vaya a usar, que luego el terminal se convierte en un basurero digital.

Los extras

Este teléfono cuenta con dos cosas que no suelen traer el resto de smartphones.

El primer lugar está el chip NFC, un chip que sirve para comunicaciones a muy corta distancia (unos 10 cm) y que está pensado para hacer pagos a través del terminal (lo usa, por ejemplo, Google Wallet) aunque también sirve para otras cosas, como transferir información entre dispositivos como contactos, URL, etc.

Obviamente, sólo se puede pagar con este sistema en tiendas que lo soporten y, aquí en España, pocas hay, por no decir ninguna. Lo mismo que transmitir información; el otro dispositivo necesita tener el mismo chip y no es que haya muchos dispositivos que lo tengan. Principalmente están el Galaxy S II, el Galaxy Note, el Nexus S, el Galaxy Nexus y algún otro de gama alta (con Android, me refiero).

Aún así, el hecho de que tenga este chip es un punto a su favor, más que para hacer pagos, para transferir contenidos entre terminales a través de Android Beam. Así ya no hará falta andar deletreando URL o enviarse mensajes para compartir información.

El otro extra que trae este terminal es un barómetro. Pero, ¿para qué quiere un teléfono un barómetro? Los ingenieros de Google arguyen que es para mejorar la geolocalización que, al tener más datos, se aceleran los cálculos de posicionamiento.

Pero, obviamente, el barómetro también sirve para medir la presión atmosférica que también nos puede ayudar a predecir la meteorología. Hay varias aplicaciones en Google Play para aprovechar este nuevo sensor.

Android 4.0 Ice Cream Sandwich

Del sistema operativo nuevo de Google, Android 4.0.4 ICS, se podría escribir largo y tendido. Aunque lo primero siempre es mirarse lo que dicen los que nos lo quieren vender que, más o menos, es lo destacable.

Pero, para hacer un resumen de mi experiencia, puedo decir que el avance del mismo en cuanto a velocidad y usabilidad es sensacional.

Han cambiado toda la interfaz gráfica respecto a la versión 2.x (la que solía estar en los terminales móviles ya que en las tables estaba la versión 3.x cuya interfaz es la base de esta versión) haciéndola más simple, con colores sólidos en tonos oscuros y con objetos gráficos sencillos con bordes rectos. Te puede gustar o no, pero la simplicidad se nota. Además, al menos para mi, el cambio de una versión a otra no ha supuesto más que aprender dónde están ahora los nuevos menús de configuración ya que el resto de la funcionalidad es prácticamente similar.

Lo que puedo destacar es:

  • Como acabo de comentar, la interfaz gráfica está totalmente renovada y es muy consistente. Como ya comenté, se nota la mano de Matías Duarte.
  • Las nuevas opciones de configuración. Más y más ordenadas.
  • La nueva pantalla de desbloqueo —desde donde se puede lanzar la cámara de fotos directamente; si está habilitada la seguridad no se puede—.
  • La opción de mostrar las aplicaciones abiertas (pongo abiertas en cursiva porque cuando sales de una aplicación es el sistema operativo el que decide si se cierra de verdad o permanece en memoria esperando el próximo uso).
  • La integración de los botones que antes estaban en la carcasa (hardware) ahora están en la pantalla (software) con el intento de aprovechar mejor ese espacio de terminal (no se si lo conseguirán porque, en realidad, no hay muchas aplicaciones que lo aprovechen a pantalla completa).
  • La eliminación de los botones de búsqueda y de menú integrándolos en la barra de acciones.
  • El mejorado lanzador de aplicaciones que también incluye los widgets (y que estos se puedan cambiar de tamaño) con la posibilidad de desinstalar aplicaciones directamente sin ir a Google Play.
  • Por fin se puede poner una fotografía en alta definición (creo que a 512×512 píxeles; muy alta definición no es, pero sí mejor que los antiguos 100×100 píxeles) para los contactos. Eso sí, de momento sólo desde el teléfono y no desde la interfaz de Gmail.
  • Los iconos del lanzador principal sí se pueden personalizar.
  • Mayor información tanto en el consumo de batería como en el consumo de datos móviles pudiendo, incluso, poner límites en este último.
  • Mejora de las aplicaciones de Google: Gmail, Calendar…
  • Editor de imágenes y vídeos. Básico pero funcional.
  • Mejora de las notificaciones. Además, ahora se pueden ver sin desbloquear el teléfono (siempre que no haya seguridad).
  • Y seguro que se me olvida alguna…

Y, como siempre, hay cosas que no me gustan y que creo que deberían mejorar:

  • El teclado virtual, aunque es mejor que en las versiones 2.x, todavía es mejorable, sobre todo para poner las tildes. Cierto es que hay otras opciones, pero también tienen el problema de las tildes de forma rápida.
  • El software de predicción del propio teclado puede predecir si va a llover, si te vas a frustrar escribiendo e, incluso, el futuro, pero no lo que pretendes escribir.
  • La barra de búsqueda en el escritorio, justo debajo de la barra de notificaciones, no se puede quitar. Y, aunque consigas quitarla con algún truco, ese espacio no es aprovechable por los iconos del escritorio.
  • Separación de los contactos en dos aplicaciones. Una para llamar con un teclado numérico y llamada directa al contacto y otra para administrar contactos. Antes estaba mejor que desde una sola aplicación se hacía todo.
  • Desbloqueo del terminal mediante la cámara y tu cara. Tan espectacular como inútil; con una fotografía se desbloquea sin problemas.
  • Y seguro que también se me olvida alguna, sobre todo porque irán saliendo con el uso.

Precio

El menor precio para este terminal libre es de 425 €, aunque se puede conseguir en alguna operdora de telefonía algo más barato (casi la mitad, como lo conseguí yo). Eso sí, no sin dejarte atrapar por un contrato de permanencia de 2 años (sí, 2 años; se nota que andan chungos que quieren atraparte). No está mal dicho contrato siempre que estés bien con las tarifas, como en mi caso… por el momento.

Conclusiones

Aunque hay ciertas cosas que no me gustan, como la (de momento) pésima calidad de las pantallas Super AMOLED (no atribuible al terminal sino a la tecnología), en general el dispositivo está bien. Bien hasta el punto de pagar entre 200 y 300 € por él pero, en ningún caso, más de eso. Los 425 € del terminal libre me parecen totalmente excesivos, aunque el mercado diga lo contrario (igual que con este terminal, lo digo con todos: pagar más de 300 € por cualquier smartphone me parece totalmente desmedido).

Así que, si estás pensando en cambiar de terminal y quieres que sea grande porque te cabe bien en el bolsillo, esta es una buena opción, aunque siempre recomiendo mirar todas las opciones posibles, por ejemplo, de las mismas características, el Galaxy S II o los nuevos HTC, el One S y el One X. Sin olvidarse, claro está, de los nuevos Sony, Motorola y LG y de todos los que salgan en fechas próximas, porque este tipo de tecnología avanza muy rápido.

En definitiva, después de un par de semanas de uso, a este terminal de doy una nota de 7,4 sobre 10 en la ya famosa escala MPSO. Y si decides adquirirlo o ya lo tienes, pon tu opinión en los comentarios ;) .

Galaxy Nexus

Después de dos años y medio de mi primer Android en un HTC Magic, ha llegado la hora de cambiarlo, exactamente por un Galaxy Nexus. Porque, la verdad, que un teléfono de estos, teniendo en cuenta la obsolescencia programada, dure dos años y medio es todo un logro. Pero ya empezaba a fallar, sobre todo la batería —que no llegaba ya al 100 % de carga— y porque cada vez que salía de la aplicación de Twitter tardaba un minuto en mostrarme el escritorio… 528 MHz de procesador y 192 MB de RAM ya dan para poco con las nuevas aplicaciones, a parte de seguir con Android 2.2.

El Galaxy Nexus lo compré a través de Vodafone mediante su programa de puntos. En total, 1000 puntos y 239 € con una oferta de 120 € de descuento. Teniendo en cuenta que libre cuesta más de 500 € no está nada mal. Eso sí, 24 meses de permanencia. ¿Mucho tiempo? Bueno, sería mucho si no estuviera contento con ellos pero, hasta el momento, sólo tengo una queja que quizá comente otro día.

En cuanto al terminal, me quejaba con el Magic que era un poco grande con 3,2 pulgadas de pantalla… y he pasado a este con ¡4,65 pulgadas! Esperemos que no supere la medida estándar del bolsillo de mis pantalones.

En cuanto al hardware, poco hay que decir. Que si un buen procesador, que si mucha memoria, que si bastante memoria de almacenamiento… ¡ah! ¿Que soy poco preciso? Vaya, Apple hace lo mismo y no os quejáis tanto… :troll: . Bueno, venga: procesador ARM Cortex-A9 a 1,2 GHz, 1 GB de memoria RAM y 16 GB de memoria de almacenamiento. ¿Así mejor?

La pega. La gran pega de todos los smartphones: la batería. Todavía no he hecho un cálculo preciso de cuanto podría llegar a durar, pero dudo mucho que pase de un día o día y medio con un uso normal 1.

Pero lo más importante de este cambio de terminal, lejos de todo eso de los megaherzios y gigabytes, es el software. El Galaxy Nexus llega con Android 4.0 ICS, que es la evolución del nunca lanzado Android 3.0 para tablets. Y esto es lo que hace bueno a un dispositivo, con todas las mejoras de dos años de evolución y la ya comentada por aquí actuación de Matias Duarte en cuanto a la interfaz gráfica.

A partir de ahora esperemos que dure, como mínimo, lo mismo que el HTC Magic —que sigue vivo, pero un cajón—. Y a disfrutar :grin: .

1 El uso normal podría ser diariamente un par de llamadas de 10 minutos, la sincronización total (correo y calendario), media hora de Twitter y otra media hora de navegación. ¿Sería más o menos así? ¿Cambiamos algo?

Actualización del firmware del Papyre 6.1

Hace tiempo que me regalaron el lector de libros electrónicos Papyre 6.1, pero hasta hoy no me había planteado siquiera actualizarlo. Digamos que es un dispositivo que no requiere mucha atención de mantenimiento. Aún así, hoy tocó.

Papyre 6.1

Para la actualización, lo primero es bajarse el nuevo firmware (esta es la edición 1; edición 2; mucho ojo con confundirlas porque haréis de vuestro dispositivo un ladrillo caro) de la Web oficial de Grammata.

Pero vamos por partes: lo primero, necesitas una tarjeta SD de al menos un GB formateada en FAT16. Sí, curioso, pero no queda otra.

Luego copias el contenido archivo descargado (si el archivo descargado está comprimido, necesitas descomprimirlo antes ya que el archivo necesario es el *.bin que hay dentro) en el directorio raíz de la tarjeta SD. Ten en cuenta que para la edición 1 del Papyre el archivo de llama V3update.bin y para la edición 2 se llama v3asetup.bin.

Una vez descargado y copiado en la tarjeta, se apaga el dispositivo, se inserta la tarjeta y se vuelve a encender con la tecla de subir volumen presionada.

En el inicio mostrará un mensaje en pantalla indicando qué está haciendo y luego, si todas las comprobaciones han sido correctas, pedirá que presiones “ok” para iniciar la actualización. En unos cinco minutos tendrás tu nuevo Papyre reluciente. O eso, o un ladrillo muy caro.

De todas formas, a poco que se busque en Internet encuentras soluciones para “desenladrillar” este dispositivo.

Después de la actualización, lo que he notado ha sido… nada. Supongo que serán cosas internas. Pero bueno, funciona, que es lo importante.

Teclados sin teclas

Teclado táctil

Bueno, sin teclas reales, más bien teclas virtuales al mejor estilo de los tablets y de los teléfonos “inteligentes”. Esta es la nueva moda de los dispositivos.

Los dos ejemplos que he visto son este teclado (el de la foto) y un ordenador Acer que no encuentro en su Web pero que sí he visto (y probado) en ese centro comercial tan conocido de color rojo…

Y ahora es cuando viene la cara de “¿pero qué coño es esto?”. Si, en serio. No entiendo qué se pretende con estos teclados a parte de ser más cool que los demás. A priori, consumen energía. En el de la foto no es mucha, sólo tiene luz. En el del portátil (que ya pondré la foto si lo encuentro) hay que alimentar una pantalla adicional táctil. Genial. Ya dura poco la batería en general para tenga el consumo de dos pantallas.

Pero, lo más importante: ¿cómo piensan los diseñadores de este cacharro que vamos a escribir rápido —o, escribir, simplemente— con un teclado donde no sientes las teclas en tus dedos? ¿Involucionamos y tenemos que mirar el teclado para escribir como cuando estábamos aprendiendo?

Bueno, quizás los diseñadores no tengan culpa. Ellos están para crear productos para venderlos y ganar dinero. Peor es la gente que lo comprará, lo usará y lo defenderá diciendo que es el futuro de los teclados. Por suerte, el tiempo y la necesidad de escribir rápido sin mirar las teclas nos darán la razón.

Cámara de fotos Samsung PL200

Samsung PL200

Después de la desaparición (pobre :( ) de mi anterior cámara, ya he comprado la nueva. Una Samsung PL200 por 119 €.

La otra opción era la Panasonic Lumix TZ20 porque grababa vídeos en alta definición con muy buena calidad (porque quiero empezar grabar vídeo) pero por la diferencia de precio creo que no merecía la pena (359 €) y seguía siendo una cámara de fotos, no de vídeo. De todas formas, la cámara de vídeo me la compraré en cuanto pueda.

Lo que me llevó a comprar este modelo fue su zoom óptico de 7x en un cuerpo muy reducido además de las lentes Leica. Además, su estabilizador de imagen (que dicen que es el mejor) hace que saque unas fotografías de muy buena calidad sin importar qué pulso tengas. Por cierto, es de 14 megapíxeles, aunque eso no es realmente importante.

En cuanto a su funcionamiento, tiene un modo smart que hace que te despreocupes de las condiciones de iluminación o movimiento ya que es la propia cámara la que decide todo, pero también tiene otros modos semimanuales para poder jugar un poco con la fotografía. Este modo manual tiene innumerables opciones, entre las que destacan el balance de blancos, la exposición, la detección de rostros, el modo nocturno, el modo movimiento, etc.

También graba vídeo en alta definición (HD 720p) funcionando el zoom óptico en este modo (no todas las cámaras lo permiten).

El único problema que le encuentro, a parte de que el cuerpo es más grande de a lo que estaba acostumbrado, es que el flash se dispara casi siempre en interiores aunque, aparentemente, las condiciones de luz sean óptimas. Obviamente, se puede desactivar, pero con la Pentax Optio S no salía tan a menudo sacando, aún así, las fotografías muy luminosas.

En definitiva, y aún sin haberla probado en profundidad, creo que es una buena cámara que recomiendo a los usuarios que la quieran para hacer fotos a diestro y siniestro sin preocuparse de nada más. Vamos, lo que hacemos la mayoría ;) .

Netbook Asus 1215P

Asus 1215P

Me he comprado… bueno, en realidad no es para mi, pero digamos que soy el que lo tunea; pues eso, que he comprado un netbook Asus 1215P, un miniportátil con pantalla de 12 pulgadas, un Intel Atom de doble núcleo, 2 GB de RAM y 250 GB de disco duro.

Mi decisión se ha centrado principalmente en la pantalla, de 12 pulgadas. Esta medida de pantalla, para mi, es la justa, ya que 10 pulgadas me parece demasiado pequeño (para las interfaces gráficas de hoy en día; quizás con alguna específica como la de Android o Unity sería un buen tamaño) y a partir de 13 pulgadas ya sería un portátil normal, no un netbook.

El ordenador es un muy cómodo ya que se puede tener sin problemas en el regazo estando cómodamente en el sofá gracias, también, a que el ventilador apenas arranca debido al escaso consumo de los Intel Atom (aunque, bueno, siempre digo que es “Intel” con su omnipresente arquitectura x86 y que se lograría mejor rendimiento con menos consumo con ARM, pero ese es otro tema).

Además tiene bastante buen rendimiento gracias al doble núcleo y a sus 2 GB de RAM. Quizás la única pega sea el disco duro, y no por su tamaño (250 GB), sino porque sigue siendo de los normales, de los que dan vueltas. Se mejoraría mucho el rendimiento con un disco SSD que, supongo, lo pondrán en sucesivas versiones.

Según la página de compatibilidad de Canonical para Ubuntu, este equipo es totalmente compatible, aunque yo he arrancado con un Live CD y no me reconoció la tarjeta de red inalámbrica que, supongo, se solucionará instalando los controladores correspondientes como un módulo del kernel (el siguiente modelo, el 1215N, tiene este problema).

En definitiva, me parece un buen equipo para el uso particular y para bastantes usos en la empresa ya que combina la potencia de un doble núcleo y bastante RAM con el tamaño y la duración de la batería de un netbook.

PD: El siguiente modelo, el Asus 1215N, está algo mejor ya que la tarjeta gráfica es una nVidia ION y no aumenta demasiado su precio. El único problema es que no es totalmente compatible con Ubuntu tanto su tarjeta de red inalámbrica como la tecnología nVidia Optimus. De todas formas, supongo que estos problemas se subsanarán pronto y ya será otra buena opción.

ARM a por el escritorio

Que ARM de el salto a ordenadores de escritorio es cuestión de tiempo. Ya lo comentaba Diego Calleja, pero cuanto más tiempo pasa más claro está.

Porque resulta ARM está preparando un procesador destinado no sólo a teléfonos móviles, sino también a ordenadores portátiles. Y eso es asaltar el escritorio.

Pero no sólo eso, además está preparando otro procesador ¡para servidores! Sí, habéis oído bien: un ARM en servidores. Y puede que las características no sean muy halagüeñas (1,6 GHz de velocidad) pero hay que tener en cuenta que sólo consumirá 10 W.

Ahora mismo Intel tiene que estar un poco nervioso por lo que se avecina. Pero no creo que estén parados. Puede que intenten sacar un nuevo procesador que consuma poco y tenga el mismo rendimiento que los ARM, incluso puede que lo consigan, pero recordemos que su handicap principal es la arquitectura x86 (que es CISC y tiene más de 25 años) con su amplísimo juego de instrucciones, no la tecnología de fabricación. ARM tiene una arquitectura RISC muchísmo más sencilla con un juego de instrucciones más simple y con un mayor número de registros. Esto, a priori, hace que sea mucho más escalable que la de Intel que creo que ya ha dado bastante de sí.

Pero aún sí, este no es el punto más fuerte del tema. El punto más fuerte es saber cual será el sistema operativo que se llevará el gato al agua de los ordenadores personales con esta nueva arquitectura. Porque Windows domina en x86, pero creo que no hay port para ARM. Y Linux sí que está portado a esta arquitectura y con muy buenos resultados. De hecho Android, MeeGo y WebOS son Linux y todos funcionan perfectamente en sus correspondientes teléfonos cuya arquitectura es ARM y sería muy fácil llevarlos al ordenador de escritorio.

Digamos que gracias a este cambio (que es una suposición, no se vayan ustedes a pensar que soy adivino) todos los sistemas operativos parten desde el mismo punto: Windows gracias a su solera —aunque no tenga port para ARM— y Linux porque sí funciona en ARM pero no está tan difundido.

¿Conseguiremos ver esto en un plazo razonable? ¿Conseguirá triunfar el software libre entre el gran público? Eso espero…

Ahora vamos con los deseos: existe “el otro” sistema operativo, esto es, Haiku, el clon de mi querido y desaparecido BeOS. Si se ponen las pilas y emplean su tiempo en una implementación para ARM (en lugar de hacerla para los Amiga M68k, que también, pero ahora no) quizás consigan salir con unas ventajas y capacidades cercanas a las de los dos sistemas operativos principales y quizás lograrían entrar en el juego. Pero ya digo, sólo quizás, aunque me gustaría.

Pantallas de tinta electrónica a color

Pantalla de tinta electrónica de Hanvon

No hace tanto que comenté que el posible futuro de las pantallas de tinta electrónica era que nos trajeran el color con las mismas prestaciones. Pues parece que han llegado mucho antes de lo que yo imaginaba porque Hanvon ha presentado su lector de e-ink a color.

El dispositivo tiene una pantalla muy grande, 9,7 pulgadas, con lo que los PDF —principal problema de las pantallas más pequeñas— se verán como ha sido pensado que se vean. Además, en teoría, tendrá el mismo consumo que una pantalla en blanco y negro, es decir, que sólo consume cuando se cambia de página, con lo que la duración de la batería será muy superior a la de los tablets.

Saldrán a finales de año, según el fabricante, aunque a mi no me gusta esto de ser early adopters, por lo que yo, al menos, esperaré. Sobre todo porque todavía le tengo que sacar mucho partido a mi Papyre. Eso sí, estaré muy atento a las novedades.

Discos duros tradicionales vs. discos duros SSD

Ya he comentado algo de los discos SSD, pero ahora quiero comparar sus características:

Disco duro normal Disco duro SSD
Capacidad 2 TB 160 GB
€/GB 0,7 €/GB 3 €/GB
Velocidad de transferencia mantenida 150 Mb/s (aprox.) 250 Mb/s (aprox.)
Latencia lectura aleatoria 8,5 ms 0,065 ms (65 µs)
Latencia escritura aleatoria 9,5 ms 0,085 ms (85 µs)
Consumo inactivo 6,39 W 0,075 W
Consumo activo 9,23 W 0,15 W
Tasa de errores de lectura 1 en 1014 bits 1 en 1016 bits

Que los discos duros SSD son el futuro no tiene discusión; y que serán, probablemente, los fabricantes de memorias en lugar de los actuales fabricantes de discos duros los que se lleven el gato al agua.

De hecho, como se puede apreciar en la tabla, de momento sólo el precio y la capacidad es lo que no hace a estos discos competitivos, mientras que cuanto más se avance en el tiempo, mejores capacidades y precios conseguiremos, con lo que o la tecnología actual da un salto de gigante en algún sentido (o bien en capacidades o bien en velocidades) o está avocada a la desaparición.

Yo ahora mismo ya me estoy planteando tener un disco duro SSD para el sistema y otro normal para datos. Y vosotros ¿qué opináis?

Más sobre pantallas electrónicas

Bueno, más que pantallas, papel electrónico.

Continuando con el futuro de las pantallas de el otro día, hoy tenemos una noticia quizás mejor: el papel electrónico de Sony.

Papel electrónico de Sony

Y es papel con todas las características, vamos, que muestra texto e imágenes y es flexible (no mucho, de momento).

Ahora mi previsión: en unos años todos los dispositivos serán como el papel, estando toda la circuitería totalmente integrada en aparatos muy delgados y totalmente flexibles desde donde poder consultar toda la información que queramos. ¿Muy arriesgada? Por supuesto. Pero lo veremos “en unos años” ;) .

Posible futuro de las pantallas electrónicas

Hace algún tiempo, más o menos cuando me regalaron el Papyre y lo enseñé a toda mi familia, comenté con ellos que mi idea de las tecnologías de pantalla futuras era que todas iban a confluir en la de la tinta electrónica. Eso sí, en color, con una tasa de refresco mucho mayor y con posible retroiluminación en caso necesario.

Pues no soy ningún gurú (ni mucho menos), pero viendo la noticia de las nuevas pantallas Mirasol de Qualcomm creo que no me he equivocado demasiado.

Comparación de pantallas SuperAMOLED, Mirasol y Retina

Ahora mismo, según la noticia, todavía no tiene suficiente contraste ni demasiada resolución, pero tiene la gran ventaja de que es en color como sus competidoras y sólo consume cuando se cambia de imagen, no es necesario refresco.

A ver si con un poco de suerte lo podemos ver en 2011 ;) .

El coste de enviar un SMS

A precio típico de 0,15 euros por mensaje, el coste de enviar mensajitos SMS de 160 caracteres equivaldría teóricamente a más o menos 1.123 euros el megabyte. Teniendo en cuenta que la NASA calcula en 11 euros el coste de recibir 1 MB de datos del Telescopio Espacial Hubble, resulta que los SMS son unas cien veces más caros que recibir datos del Hubble. [...]

Visto en Curiosidades de los SMS en Cooking Ideas.

Menos mal, como dice el artículo, que existen las tarifas planas 3G. De hecho yo creo que envío uno o ninguno al mes. O llamo, o correo electrónico.

Tu mejor y tu peor compra

¿Cuáles han sido, de entre tus compras de tecnología (o cualquier cosa) más o menos reciente, la mejor y la peor de ellas?

Para mí, las mejores hay sido mi televisión, porque es también es reproductor multimedia, tiene Linux dentro y se puede hackear, y mi teléfono móvil, porque tiene Android dentro que lo hace muy potente, aunque éste ya quiere un cambio ya quiero cambiarlo :P .

La peor ha sido la impresora Epson Stylus Photo R200, porque la tinta cuesta más que la sangre de unicornio, si no la usas se estropean los cabezales, porque consume muchísima tinta y porque cuando se gasta uno de los seis cartuchos que lleva, los otros dejan de funcionar (aunque la compré porque imprimía CD’s directamente sobre ellos; pero no merece la pena).

Papyre 6.1

He recibido como regalo este fin de semana el lector de libros electrónicos Papyre 6.1.

Papyre 6.1

La verdad es que ya hacía tiempo que le tenía ganas a uno, aunque hubiera esperado a que bajaran de precio… pero es un regalo y, la verdad, estoy encantado.

El dispositivo en sí es muy manejable. No es muy grande y pesa poco (unos 200 g) con lo que se puede llevar perfectamente en cualquier bolso. Además, trae una funda semirrígida para evitar desperfectos.

En cuanto a hardware, tiene una pantalla de tinta electrónica de 6” con una resolución de 800×600 y 16 niveles de grises, un procesador ARM9 a 400 MHz, una batería de 950 mAh y varias teclas para su manejo que no incluye un teclado completo. Además, trae una tarjeta de memoria SD de 2 GB.

Respecto al software, cuenta con una versión de Linux básica suficiente para el manejo del dispositivo y con las utilidades necesarias para la presentación de todos los formatos de libros electrónicos que soporta, entre ellos PDF, ePub, FB2, TXT, RTF, HTML y Mobipocket. Además también puede presentar imágenes en blanco y negro en PNG, JPEG y BMP entre otras. Esta versión de Linux (aunque es Linux, en la página oficial lo llaman firmware) es actualizable.

Después de las características, mi opinión es que los textos se ven muy, muy bien. Como es de tinta electrónica, es necesario tener luz exterior para leer, pero aunque sea escasa, se lee perfectamente. Cuenta con dos tipografías principales (Arial y Times New Roman) que se pueden intercambiar y con ambas se lee muy bien. Eso ya depende de gustos.

Además se puede cambiar el tamaño de la letra e, incluso, se puede rotar por si prefieres que las líneas sean más largas, aunque el formato vertical es más parecido a un libro en papel.

El formato de libro electrónico que mejor se lee, en mi opinión, es ePub, aunque el formato FB2 y PDF también se leen correctamente. De todas formas, siempre se puede pasar de un formato a otro con software libre, por ejemplo con Calibre.

Lo único, quizás, que le le puede echar en cara son los tiempos de carga de libros y la pasada de página, que es de un par de segundos por el hecho de redibujar toda la pantalla (carencias de este tipo de pantallas), pero no es nada que moleste de forma excesiva.

En algún foro se comenta también que uno de sus problemas es la carencia de WiFi o 3G, pero en mi opinión son cosas innecesarias, ya que es un lector de libros electrónicos. Vale, estaría bien para hacer consultas o sincronizar las notas con Internet, pero para mí no es ningún problema, es más, creo que es una ventaja al no consumir batería con las conexiones inalámbricas.

En definitiva, me parece un buen lector de libros electrónicos que, aún habiendo alternativas más baratas, recomiendo por su calidad. Además, la tarjeta de memoria traía de regalo mil libros clásicos, como El Quijote o Don Juan Tenorio, pero, como es lógico, le puedes meter todos los que quieras.

Vídeo en alta definición en contenedores mkv en televisores Samsung

Como ya comenté por aquí anteriormente, mi televisión (yo la quería más grande, pero…) usa Linux como sistema operativo y tiene implementado una interfaz de usuario y un reproductor multimedia que permite la reproducción de archivos de audio y vídeo directamente desde el aparato a través de una conexión USB. De hecho, esa fue una de las principales características por las que la compré.

Según el manual, además de reproducir los típicos formatos (AVI, DivX/Xvid, mpeg,…) también reproduce archivos Matroska (con extensión mkv) con vídeo en alta definición 1080p.

Como no tengo reproductor de Blu-ray (ni ganas que tengo de comprarlo) ni cable HDMI, pues he decidido bajar una película ripeada de Blu-ray en alta definición, para probar más que nada, así que me he badado Matrix (la mejor película de ciencia ficción de todos los tiempos, por cierto) en HD.

Un archivo normal de película ripeado desde DVD con resolución 720p codificada en formato Xvid y con sonido en MP3, ocupa entre 1,5 y 2 GB, dependiendo del tamaño de la película y de la calidad del ripeo. La película que me he bajado está codificada en H264 y con sonido en AC3 y ocupa ¡12 GB!

La televisión en cuestión, aunque la película tiene un bitrate de 15 Mbps (según VLC), no tiene ningún problema para reproducirla, todo lo contrario, la fluidez con lo que lo hace es pasmosa (mejor que mi ordenador). Y la calidad… pues sí, se aprecia. Se ven detalles que con la televisión normal o, incluso, con un DVD no se verían. Se aprecia la calidad en sí misma.

Pero como dije antes, esto era sólo para probar. No me voy a bajar cada película que quiera ver en HD con sus correspondientes diez o doce gigas y, ni mucho menos, me compraré un reproductor de Blu-ray (formato que, en mi opinión, morirá pronto). Seguiré bajando mis dos gigas por película a la espera de que la TDT transmita en alta definición. Aunque creo que tendré que esperar bastante :P .

SamyGO, el proyecto de mejora del software de televisores Samsung

Vaya, ¿todavía no he hablado escrito aquí de SamyGO? Si es que no me había dado ni cuenta…

Al grano. SamyGO es un proyecto de software que, mediante ingeniería inversa, intenta mejorar el software que gestiona los televisores Samsung, como el mío.

Para meternos en harina, Samsung en sus televisores usa procesadores ARM y una versión de Linux propietaria como el sistema operativo que los gobierna. En definitiva, una televisión de este tipo es como un ordenador pequeño con una pantalla muy grande. Mi teléfono móvil tiene un hardware parecido, pero con una pantalla un poco más pequeña :D .

Además de modificar Linux, Samsung ha desarrollado un módulo para el dicho kernel para gestionar su hardware (principalmente la tarjeta de vídeo, la pantalla y el sintonizador de televisión) y el software necesario para crear la interfaz de usuario. Además, ciertos modelos de televisor llevan incluida la capacidad de reproducción de archivos multimedia a través del puerto USB, con lo que también han desarrollado un reproductor multimedia (basado en ffmpeg, como se intuye por su página de descargas de software libre).

El proyecto SamyGO trata, como he dicho antes mediante ingeniería inversa, de sacar más partido al software de Samsung, solucionado ciertos errores y añadiendo más características a los televisores, como acceso a la televisión a través de telnet (esto sólo apto para frikis) o montar unidades compartidas (para reproducción) a través de Samba/CIFS.

Inicialmente el proceso es bien sencillo de realizar: te bajas la actualización de Samsung para tu modelo de televisor, le pasas el parche de SamyGO, y actualizas el aparato con este software modificado.

Pero claro, todo tiene sus problemas y si no sabes lo que estás haciendo, puedes dejar tu recién adquirido cine-en-casa como un ladrillo. Un ladrillo muy caro. Hay formas de revivirlo, pero según el wiki no son nada sencillas.

Yo de momento no lo he hecho, por el motivo de antes, pero me impresiona mucho que haya gente que no se conforma con lo que hay establecido (en materia de tecnología) y se ponga a mejorarlo. Y no sólo se ponga, sino que lo consiga. Hay gente muy inteligente y, sobre todo, con mucho tiempo libre.

De todas formas, estoy seguro de que a Samsung no le ha gustado nada este proyecto. Eso de violar su software por profanos… pero la lectura que deberían de hacer es bien distinta: ¿por qué no aprovecharse de este trabajo para mejorar sus televisores? ¿Por qué no abrir todo su software para que los hackers lo puedan estudiar y casi seguro que mejorar, y luego aprovecharse de ello?

Ya sabemos que al mundo de la empresa lo único que le importa es tener beneficios y poco sus consumidores, pero me gustaría que al menos viesen este proyecto como algo positivo. Y no sólo esta empresa.